Las mujeres salen peor paradas

  • Antonio Pino destaca que las mujeres están siendo más perjudicadas por la crisis y los recortes del Gobierno
  • Mapy Artidiello denuncia que “encontrar un empleo es cada vez menos garantía de salir de la pobreza”
  • CCOO de Asturias presenta su informe anual sobre la situación de las mujeres en el mercado laboral asturiano

El estudio de nuestro sindicato resalta que las políticas adoptadas “han empobrecido a la ciudadanía y han afectado tremendamente a la igualdad”, repercutiendo de forma grave sobre la población femenina, “dificultando aún más su acceso y permanencia en el mercado laboral, deteriorando sus condiciones de trabajo o sobrecargándola en el ámbito privado”.

Durante la presentación del informe, el secretario general de CCOO de Asturias mencionó algunos de los datos que demuestran la desfavorable evolución de las mujeres en el mercado laboral asturiano; alertó sobre el incremento de la desigualdad y de la pobreza entre el colectivo; e hizo un alegato de la conciliación, lo que exige “mayor implicación de los hombres, cambios en la organización del trabajo y mejores redes públicas de servicios”.

La secretaria de la Mujer desgranó por su parte las principales conclusiones del informe. Explicó que el aumento del empleo femenino en 2014 se sustentó en la precariedad, y que sus condiciones de trabajo continúan siendo peores, “pues tienen más dificultades para conseguir una inserción laboral normalizada con contrato y alta en la Seguridad Social, por tiempo indefinido y a jornada completa”. Ocho de cada diez ocupados a tiempo parcial (el 78%) son mujeres y el grado de “involuntariedad” del tiempo parcial alcanza a seis de cada diez casos. Este hecho, junto con la devaluación salarial “constituye la razón por la que encontrar un empleo es cada vez menos garantía de salir de la pobreza, especialmente entre las mujeres”.

Más datos. La contratación indefinida a tiempo completo creció un 27,6% entre los hombres, pero sólo un 7,9% entre las mujeres. Con todo, únicamente un 3,4% de los contratos firmados por las trabajadoras asturianas fueron de este tipo. Casi la mitad (el 47,6%) de las contrataciones a mujeres fueron temporales y a tiempo parcial (frente al 26,7% de los hombres). El peso de los contratos doblemente precarios sobre la contratación femenina ha crecido diez puntos desde 2007.

En cuanto al paro, en 2014 hubo en Asturias una media de 70.700 mujeres buscando empleo, 5.100 menos que un año antes, gracias a la creación de empleo y la pérdida de población. Su tasa de paro se situó en el 22,21%.

A nuestro sindicato le preocupa particularmente, como advirtió Mapy Artidiello, la “cronificación” del desempleo, porque alrededor de 31.000 asturianas llevan más de un año buscando empleo activamente, y de ellas 20.200 más de dos. Además, en 2014 sólo un 27,2% de las asturianas en paro recibían prestaciones por desempleo, frente al 34,1% de los hombres. Hubo 13.700 beneficiarias frente a otras 36.900 desempleadas que no recibían prestación alguna.

La secretaria de la Mujer se refirió también a las retribuciones. Según el último dato conocido, en 2013 los hombres obtuvieron unos ingresos salariales superiores en un 37% a los de las mujeres, prestaciones por desempleo superiores en un 27% e ingresos por pensiones un 73% superiores. Como bien resumió Mapy Artidiello, “a más precariedad, menos remuneración, menos prestaciones por desempleo y peores pensiones”.

Por último, Mapy Artidiello reclamó una ley de igualdad en España, como existe en otros países europeos, “que marque criterios y siente las bases”.

Fuente original